martes, 29 de marzo de 2016

Dos nuevos proyectos de DGT, Viajando con las Manos y Camino a la Escuela

Podernos desplazar de manera segura, sostenible y saludable por nuestro entorno ha de ser una realidad presente en el día a día de todos quienes nos movemos en los diferentes entornos. Desde la Dirección General de Tráfico, como organismo implicado en mejorar la seguridad vial, se considera que la prevención es la mejor medida para evitar los accidentes de tráfico y sus consecuencias. Para ello es necesario el uso de distintas herramientas entre las que se encuentra implicada la educación vial como una educación en valores y presente a lo largo de la vida, en todo el proceso evolutivo del sujeto con sus necesidades viales, realidades y características concretas en base a las distintas circunstancias. Las personas con discapacidad, como usuarios de pleno derecho, no han de estar ajenos a este tipo de propuestas que sirvan para mejorar su movilidad, independencia y acceso a la comunidad de una manera lo más normalizada posible, incidiendo del mismo modo en la consideración, concienciación y sensibilización por parte del resto de usuarios con el fin de poner en marcha las ayudas y medidas necesarias. Las personas con discapacidad han de ser adecuadamente atendidas en todo momento, y por cualquier persona cuando se encuentren en una situación de dificultad para ellos, teniendo en cuenta sus características específicas y sus necesidades especiales. El objetivo principal del recurso didáctico que se presenta basado en diferentes historias y actividades, pretende dar a conocer al resto de usuarios: niños, jóvenes, profesionales y sociedad en general, la realidad vial y características de las personas con sordoceguera de tal modo que podamos dar una respuesta en caso de necesidad o situación puntual en el entorno del tráfico que redunde en la mejora de su seguridad vial y en la nuestra. 
 Raquel E. Navas Hernández 
Asesora pedagógica. 
Unidad de Intervención Educativa 
Dirección General de Tráfico

Prólogo (por Tonucci)
La autonomía de movimiento en las niñas y niños
Poder tener la posibilidad de moverse libremente y sin ser acompañados por adultos es una necesidad para las niñas y niños, pero es también un recurso para la escuela y la ciudad. Una necesidad para ellos porque sólo saliendo de casa y encontrándose con los amigos se puede vivir la experiencia de la aventura, de la explicación. Solo así pueden afrontar los obstáculos y superar los peligros. En resumen, se puede jugar y el juego es, seguramente, la experiencia más importante en la infancia y no solo de esta etapa. Sin esta experiencia se dificulta el desarrollo de las capacidades cognitivas se corre el riesgo de sufrir obesidad infantil y trastornos de atención. No se logra conocer el mundo y prepararse a vivir bien (adecuadamente).

Es un recurso para la escuela
porque sólo se pueden vivir experiencias propias, autónomas, divertidas e interesantes en niñas y niños que puedan mañana llevar a la escuela cualquier cosa interesante. Una buena escuela no se construye sobre programas y libros de texto sino sobre la experiencia que los alumnos aporten a la escuela y en definitiva también es un recurso para la ciudad. Si existen niñas y niños que se muevan autonomanente en los espacios públicos, la ciudad será mejor, mucho más bella, segura, solidaria porque los niños nos obligan a nosotros, los adultos, a ser mejores.


Para empezar...
Considerando que la educación vial es una parte más de la formación integral del sujeto, no debemos confundirla únicamente con la adquisición de contenidos ligados a la conducción de vehículos o a la adquisición, identificación y reconocimiento de señales de tráfico sino que debemos entenderla como una educación en valores viales que mejoren los comportamientos y que sirva para generar hábitos y actitudes correctas en la relación usuario y entorno, como peatones, conductores o pasajeros.
Caminando a la escuela es un material que se vincula a esta concepción amplia y nace con la intención de reforzar todos los puntos a considerar para generar una movilidad infantil segura, saludable y sostenible. El propósito de este material es que pueda ser utilizado tanto por los profesores como por los padres como primeros educadores viales, con el fin de tener presentes los contenidos viales necesarios e importantes desde las primeras edades que redunden en la prevención de los accidentes de tráfico durante la infancia y a lo largo del proceso evolutivo y vital del sujeto.
En la etapa de educación infantil se considera relevante el desarrollo de actividades integradas que permitan adquirir aprendizajes presentes en varias competencias al mismo tiempo. Por ese motivo, para el desarrollo de este material se utiliza como elemento aglutinador de toda la propuesta el Proyecto de camino escolar, que permitirá trabajar a través de los diferentes agentes e instituciones involucradas como acción compartida los aprendizajes y contenidos relacionados con la educación vial para una movilidad segura: la futura autonomía en los desplazamientos, el conocimiento del medio en el que se vive, el reconocimiento del entorno, los valores sociales, compartir un espacio y las relaciones con los otros, entre otras muchas ventajas que ofrece este tipo de iniciativas.
Andando a la Escuela. Pincha Aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada