miércoles, 12 de febrero de 2014

Las Víctimas más débiles. Peatones, uno de cada cinco fallecidos.

De los 1.903 fallecidos en accidentes en 2012, 376 eran peatones. Además, hubo casi 2.000 heridos graves y cerca de 9.000 leves. 


En total, más de 11.000 personas víctimas de atropellos en un solo año. Durante la última década la siniestralidad general ha disminuido drásticamente en nuestro país, a un ritmo anual del 11%. El número de viandantes muertos ha caído de la misma forma en carretera (también un 11% anual), no así en las ciudades (5% anual), donde las muertes de peatones incluso subieron entre 2011 y 2012, de 222 a 232.
Infracciones y distracciones. Una investigación de la siniestralidad de los peatones elaborada por la Fundación Mapfre señala que las infracciones y las distracciones son las dos causas más frecuentes de los atropellos graves y mortales. La velocidad inadecuada es la tercera causa de atropello. El alcohol y las drogas, la inexperiencia y el cansancio también juegan un papel muy importante y son causas reseñables de atropellos.
Zonas urbanas. Las ciudades registran el 68% de los peatones fallecidos. Destaca particularmente la elevada siniestralidad de las personas mayores y de los menores. Con el fin de mejorar la seguridad vial en las vías urbanas, la DGT colabora en el desarrollo de caminos seguros para escolares en ciudades y pueblos por toda España (ver recuadro “Caminos escolares”). Para los especialistas, las soluciones pasan por una mayor conciencia y educación, ciudades mejor acondicionadas a peatones, mayores y niños, y medidas para calmar el tráfico en zonas urbanas. Además, muchos ayuntamientos inician regularmente campañas de sensibilización, con charlas formativas y recorridos urbanos para mayores y escolares a cargo de agentes de las policías locales.
Carreteras. En vías interurbanas se producen menos víctimas pero el índice de mortalidad es siete veces mayor. En Galicia, una reciente campaña de prevención contra los atropellos ha  repartido 20.000 chalecos reflectantes en municipios de las cuatro provincias, con acciones formativas a cargo de policías locales, Protección Cilvil y Guardia Civil.“La respuesta ha sido muy buena, ahora vemos más peatones con chalecos”, afirma María Victoria Gómez, jefa provincial de Tráfico de A Coruña. Según un estudio del RACE, el índice de mortalidad de un peatón en carretera es cuatro veces la de un motociclista, seis la de un ciclista y siete la de un conductor de automóvil. Y traza un perfil del atropellado en carrera: varón, entre 55 y 64 años, que reparaba su vehículo o que atravesaba la vía por una zona no iluminada en horas nocturnas (ver recuadro 'Cómo evitar atropellos').

Sigue leyendo el artículo en la revista de Tráfico y Seguridad Vial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada